Celebramos la Hajnasá de nuestro Sefer Torá

Más de mil personas se dieron cita el 24 de agosto pasado en el evento que más expectativa ha generado en Bialik en los últimos años. Así, la Hajnasá del Sefer Torá fue el cierre perfecto del ambicioso proyecto de escritura comunitaria de un nuevo Sefer Torá para Bialik. Leolam fue lanzado el 30 de junio de 2016, y a lo largo de catorce meses convocó a la participación en la escritura a dos mil miembros, agrupados en trescientas familias de la comunidad.

La velada contó con las palabras del presidente de nuestra institución, Sr. Natalio Bergstreit, quien agradeció la generosidad de la familia de Diego Gerschenson Z”L, en memoria de quien tuviera lugar la donación de tan maravillosa obra. Asimismo, destacó la inconmensurable labor de nuestro guía espiritual y Sofer Sebastián Grimberg, quien con el apoyo incondicional de su familia, del grupo de azkanim y de otros tantos colaboradores y dirigentes, posibilitaron uno de los mayores logros de esta institución en sus 92 años de crecimiento. Bergstreit, hizo un paralelismo con la conocida anécdota del alumno del Rab Arie Levin Z”L que tenía en sus manos el destino de la mariposa, para señalar la importancia de continuar en el buen rumbo de la unión y la sinergia al que se
está dirigiendo la institución para beneficio de todos.

Luego, los azkanim Vanesa Beraja y Ary Serman hicieron un repaso por los diferentes momentos que atravesó el proyecto, relacionando el apoyo recibido con la mitzva de Majatzit HaShekel, que nos marca que para lograr algo completo hacen falta dos mitades, tal como los dos mil medio- shekalim que se unieron en este destino en común.

Después, Sebastián Grimberg, visiblemente conmovido al finalizar la escritura de su octavo pero nunca tan sentido Sefer Torá, refirió a las brajot, a los sueños y al aprendizaje que este proyecto permitió diseminar y multiplicar en toda nuestra comunidad, como si fueran plumas lanzadas al viento, cuyo vuelo aún está en expansión.

La alegría se hizo canto en las voces de nuestros chicos. Mucha kavana se sintió en el aire. Y cerca de las 20.30 horas apareció ella: ojos celestes, cabellos color plata. La joven novia de Bialik se llevó todas las miradas al entrar vestida de blanco y ser descubierta ante la kehila expectante por conocerla. No porque no hubiera otras antes- ya que son
siete los Sifrei Torá que la recibieron en el Aron Ha kodesh-, sino por todo lo único que ella representa: integración, identidad y trascendencia, los macro-objetivos que estuvieron detrás e impulsaron esta iniciativa comunitaria.

Bajo la protección de la jupá, el nuevo Sefer Torá se hizo camino entre la kehila que, conmovida, acudía a tocarlo con los brazos extendidos de chicos y grandes. La celebración cobró ritmo con la música del Grupo Keff y la comunidad acompañó el recorrido del Sefer con bailes y cantos. Finalmente, los siete Sifrei Torá salieron a recibir a la radiante novia: el nuevo Sefer Torá que así inauguraba su vida en Bialik, actualizando todas las rúbricas, de pasado, de presente, de futuro; reviviendo en una noche, la del 24 de agosto en Bialik, el sentir de hace 3200 años en el Monte Sinaí, momento desde el cual somos un pueblo con un mismo corazón.



Deja un comentario